Josep Huguet


Diumenge, 7.1.2018. 13:38 h

EL HERMITAGE DE BARCELONA

Molt dolent Fluix Interessant Molt bo Excepcional No hi ha cap vot
valorar_carregant carregant


Comparteix






El HERMITAGE DE BARCELONA (traducido del original en catalán)

Me es costoso salir del monotema teniendo 4 personas en prisión, 5 en el exilio y cerca de mil encausados ​​bajo diversas acusaciones de sedición. Y tener un próximo Gobierno intervenido, ni que levanten el 155. Pero precisamente por eso, pienso que sin dejar de hacer lo que sea necesario para la democracia ante un Estado autoritario, debemos continuar avanzando en el fortalecimiento del tejido económico y el empleo en Cataluña. Y que con un Estado en contra, las fuerzas de tradición democrática, las que tienen realmente presencia en los ayuntamientos del país, aunque no sean independentistas, deben colaborar para facilitar el desarrollo de la economía productiva. Todo lo que sólo dependa de nosotros, los catalanes, lo tenemos que hacer mejor que nunca. Y la atracción de inversiones es uno de los retos, donde si pone la nariz del Estado siempre se acaban derivando hacia Madrid.

Pues bien, tenemos un sector, el turismo que es imparable a escala global. Tenemos una ciudad y ahora un país con una alta atractividad. ¿Se trata de que renunciemos? ¿O se trata de saber domesticar los flujos: qué turismo nos conviene y en qué lugares; y cuando queremos que se mueva?
Si no queremos el turismo de borrachera, de finales de curso escolares, de despedidas de soltero, turismo estacionalizado, concentrado y depredador de territorio y convivencia, hay que apostar por el turismo de congresos, el turismo cultural, el literario, el histórico, el artístico, el gastronómico ...

Ahora mismo Barcelona está a punto de acoger o dejar perder definitivamente el proyecto del Museo del Hermitage delegación del de San Petersburgo. Un edificio de 5 pisos al lado del Hotel Vela con 7 salas de exposición, 80 puestos de trabajo y 1.500 indirectos. Y una inversión de 50mm € de iniciativa 100% privada. En casos similares como el Tate Modern de Londres o el Guggenheim de Bilbao el impacto positivo en el barrio donde se ha instalado y por los puestos de trabajo creados es incuestionable.

El calvario administrativo y burocrático que se han encontrado desde hace seis años los promotores del Hermitage Barcelona no debería ser lo normal que encontrara un inversor que no viene precisamente a montar un casino. La gente del Museo ha cambiado y adecuado el proyecto en máxima colaboración con el Ayuntamiento de Barcelona y las entidades del barrio de la Barceloneta. Se ha pactado un plan de movilidad en el barrio y una mesa de empleo para que el proyecto contribuya a ser un polo cultural para el barrio y un centro cultural abierto a la ciudadanía
En junio de 2016 el proyecto se dio a conocer en público. La propuesta museológica del museo, ha sido diseñada por Jorge Wagensberg. El proyecto ha pasado todos los filtros administrativos y los del Puerto. Y se ha rediseñado para incluir propuestas del ayuntamiento y del barrio: formativas, actividades para las escuelas o espacios de promoción de artistas locales.

Wagensberg es un gran defensor de la democratización de la cultura y opina que "la vocación del Hermitage Barcelona es dar a la ciudad, el país y el mundo entero uno de estos valiosísimos microclimas donde maduren los debates y la creatividad. Sin estos espacios, la democracia deriva en una rutina amortiguada mientras que la creatividad deriva en una mediocridad imparable ". El Hermitage Barcelona representa, pues, un nuevo concepto de museo. Un museo en busca del hombre creador y sus circunstancias a través del estudio multidisciplinar de sus obras. Contando con el apoyo del Museo Hermitage de San Petersburgo que atesora las colecciones más importantes de arte, artes decorativas y artes aplicadas del mundo con más de 3 millones de piezas y que incluye la mayor colección de pinturas.

El Hermitage Barcelona privilegiará la relación entre Arte y Ciencia que es relevante tanto tienen en común como por lo que tienen de diferente. En el Hermitage Barcelona la museografía no se limita a escoger y colgar cuadros en la pared sino a observar y comprender estas obras para que el visitante del museo se ponga en la piel de los seres humanos que los crearon y utilizar aquellos objetos para aproximarse a su visión del mundo (su cosmogonía), para comprender la Humanidad a través de sus obras y, sobre todo, su característica diferencial más importante: la Creatividad.
Después de seis años de trabajar en el proyecto y de darlo a conocer en detalle a todos los grupos políticos municipales del Ayuntamiento, agentes culturales y asociaciones vecinales, el proyecto se encuentra en la mesa de las autoridades municipales pendientes de hacerle una valoración.

Pero si vuelve a haber más pegas, el inversor que eligió Barcelona ante una decena de candidatos, acabaría optando por otro lugar. Con cosas como esta que dependen sólo de nosotros, no se puede jugar. Y más en estos momentos.

lectures 723 lectures comentaris Cap comentari

publicitat

COMENTARIS fletxa taronja


No hi ha cap comentari


COMENTA fletxa taronja

El comentari s'ha enviat correctament. Pots recarregar l'article o anar a la pàgina principal

publicitat

ELS MÉS fletxa


DARRERS ARTICLES fletxa

ARXIU fletxa







logo

v1.00 16 abril 2007
v2.00 16 abril 2008
v3.00 19 febrer 2010

Edita: Catmèdia Global
Desenvolupat per Tirabol

Generalitat de Catalunya

Creative Commons
  • sobre els comentaris
  • Tots els comentaris referents a qualsevol informació apareguda en aquest mitjà digital són únicament i exclusiva responsabilitat de la persona o institució que el realitza, i en cap cas serà responsabilitat del mitjà digital directe!cat.